Contact

El empleo de la madera como material de construcción, chapado y decorativo, aporta una serie de ventajas frente a los materiales clásicos.

 Desde el punto de vista ecológico, la energía necesaria para la fabricación de la madera es nula (el árbol utiliza la energía solar) y la energía consumida en el proceso de su transformación es muy inferior a la requerida por otros materiales. Al final de su vida útil puede triturarse y ser de nuevo materia prima para tableros de partículas o fibras, o servir para pasta de celulosa.

 Además, cuenta con las siguientes propiedades como material estructural:

  - Elevada resistencia a la flexión, sobre todo en relación a su peso propio (la relación resistencia/peso es 1,3 veces superior a la del acero y 10 veces la del hormigón).

 - Alta capacidad de resistencia a tracción y compresión en dirección paralela a la

fibra.

 - Escasa resistencia a cortante. Esta limitación se presenta también en el hormigón pero no en el acero.

 - Escasa resistencia a compresión y a tracción en dirección perpendicular a la fibra. Sobre todo en tracción, lo que supone una característica muy particular frente a los otros materiales.

 - Bajo módulo de elasticidad, mitad que el del hormigón y veinte veces menor que el del acero. Los valores alcanzados por el módulo de elasticidad inciden

sustancialmente sobre la deformación de los elementos resistentes y sus

posibilidades de pandeo. Este valor neutraliza parte de la buena resistencia a la

compresión paralela a la cual se ha hecho referencia anteriormente.

 - Buen comportamiento en situación de incendio.

Ventajas

Ventajas
662 620 269Llámenos e infórmese